viernes, 17 de abril de 2015

cuando el cuerpo habla ¿que dice?


En múltiples oportunidades nuestro cuerpo habla sobre aquellas cosas que no queremos decir, sobre la tristeza, la ira, el desamor, el vacío que sentimos.

hay que revisar la forma que elegimos para comunicarnos y entonces comprender que el abandono de tu pareja, la infidelidad, el maltrato de otros hacia tu persona o lo que sea, no es suficientemente importante para que sigas lastimándote  o enfermes tu cuerpo.
En verdad tenemos un trastorno o desorden con la vida;
- Habla de lo que te sucede, no te lo “tragues”.
- Acepta tu presente, no busques que sea diferente si eso no depende pura y exclusivamente de uno mismo.
- Cuando un problema llega a nuestras vidas, no viene solo, viene acompañado de tristezas, decepciones, lágrimas, llantos, desánimo, kilos de más o dolores en el cuerpo.
Nuestra vida no es más que un reflejo de nuestro estado mental: si en nuestra mente hay paz, armonía y equilibrio, entonces nuestras vidas pueden solamente ser armoniosas, pacíficas y equilibradas. Y si tenemos pensamientos negativos ya sabemos qué es lo que pasa.
Por ejemplo:
- Si tienes problemas con tus muslos puede estar relacionado con lo que los demás esperan o crees que esperan de ti
- Si la situación es con las pantorrillas, está vinculado a lo que yo espero de mí mismo. 
- En el caso de las rodillas, tiene que ver con cómo articulo las expectativas externas y las internas, se dice también que es cuando tu orgullo no se doblega.
- Si se trata de los tobillos, la situación es cómo vinculo mis expectativas con la realidad, habla del apoyo, soporte y equilibrio.
- Si te duele la frente, es relacionado con la manera en la que enfrentas el mundo.
- Los problemas del corazón son relacionados con problemas emocionales básicos, de afectos primarios.
- El dolor de cabeza con la presión de los demás o las dudas, problemas sin resolver.
- Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas.
- La presión arterial, sube cuando el miedo aprisiona.
- El dolor de garganta, puede estar relacionado con lo no dicho.
- El dolor en las piernas con avanzar en la vida.
- El lado izquierdo es el lado receptivo, maternal y femenino y el derecho es el lado masculino,concreto más relacionado con lo social.
- La indecisión puede convertirse en frustración y ésta en melancolía o depresión.

y así podríamos seguir relacionando dolores del cuerpo con dolores del alma.(siempre teniendo en cuenta la particularidad de cada ser único e irrepetible)
En definitiva, el cuerpo grita lo que la boca calla.