viernes, 31 de julio de 2015

mi hijo no se concentra en clase ¿que hacer?



Algo muy importante a tener en cuenta es que cada persona tiene un conjunto de
características y capacidades que sumadas lo hacen diferente a otros seres, los `padres tendemos a desesperarnos cuando nuestros hijos van mal en la escuela, mejor de preocuparse es "ocuparse", veamos como podemos ayudarlos.

Perspectiva conductista

Las premisas básicas del conductismo son el estímulo y la respuesta, esta corriente es aplicada en los seres humanos a modo de poder observar los cambios de comportamiento siendo condicionados en diferentes situaciones, el condicionamiento puede ser aplicado para preestablecer cierta conducta en determinado ámbito y momento.

Perspectiva cognitiva

Se ha encontrado que aquellos estudiantes que realizaban una segunda lectura de un texto algún tiempo después de haber realizado la primera, al ser evaluados obtenían mejores calificaciones que aquellos que releían el texto inmediatamente 

Los adolescentes a menudo pierden el interés por las clases y las lecciones
¿Como ayudar a nuestros hijos? 

algunos consejos que te pueden servir:


1) sentarse en las primeras filas (esto evita la distraccion)

2) Participar en la clase (esto disminuye el aburrimiento)

3)Buscar una motivacion ( puede ser alcanzar determinada nota, para que te den algun permiso)

4) tomar apuntes y hacer resumenes (esto hace que a la hora de estudiar tengamos menos hojas y sea menos tedioso que enfrentarse a una pila de libros)

5) Alimentarse saludablemente y dormir bien ( el sueño disminuye la atencion)Los expertos en nutrición han estudiado que hoy día comemos mal, pero aunque nos preocupemos por comer saludable, ya lo que comemos no tienen los nutrientes suficientes para tener una mente y cuerpo sano. Las frutas, verduras, carnes y cereales cada vez están más contaminados y por eso nuestra mente y la de nuestros niños cada vez tiene más dificultades para concentrase.

6)Debes ganar la voluntad de tu hijo, la voluntad de estudiar, de hacer las tareas, de querer ir a la escuela. Cuando a tu niño no lo motivas con halagos pierde la voluntad de hacer las cosas. Aunque tu niño cometa errores, déjalos pasar y solo halaga aquello bueno que haga, así sea mínimo. Dile: bien, te felicito, eres un campeón, un genio, tu puedes, eres lo más, excelente te amo, y todo lo que se te ocurra para apreciar su mínimo esfuerzo. ¿Normalmente no lo haces verdad? Solo estás pronto para quejarte y criticarlo pero no para halagarlo y admirarlo. No te culpes, la sociedad y nuestros padres nos han enseñado así, pero ya es hora de cambiar, por amor a tu hijo.
                                                                 Laura Maffia