miércoles, 2 de diciembre de 2015

perdonarse a uno mismo





Hoy en este momento decido aquí y ahora... perdonarme

Por todas las veces que no confié en mi misma y dejé que otros me valoraran.
Me perdono por no pensar en mi y por haber rechazado cultivar mi alma y mi espíritu, a favor de cultivar lo ajeno 
Me perdono por aquellas veces que no escuché mi voz interior y cedí a las presiones de la sociedad, angustiándome, o llevándome a hacer cosas que realmente no deseaba.
Me perdono por negar la sabiduría de mi ser y de mi cuerpo siendo a veces el resultado enfermar física o psíquicamente
Me perdono por las veces que no supe alejar amores o personas que me hacían daño y la que termine dañada fui yo 
Me perdono por todas las veces que me engañe a mi misma con falsas ilusiones y esperanzas de que el otro cambie en vez de aceptarlo tal cual es o dejarlo pasar en la vida.
Me perdono por todo ese tiempo que perdí tratando de adaptarme a dictámenes sociales que iban en contra de mi naturaleza.
Me perdono por toda la ira y el enojo que me causé, por no saber ver que los demás son solamente el reflejo de lo que no quiero ver en mi, y por no poder apreciar su propia imagen, así como la esencia que existe en su interior.
me perdono por no haber sabido disfrutar plenamente a mis hijos
Me perdono por esos momentos en que la razón prevaleció sobre la intuición, perdiéndome de experimentar magia y transformación de mi espíritu.
Me perdono por haber negado, guardado y escondido mis emociones, posponiendo el encuentro con ellas.
Me perdono por haber puesto mi felicidad, tristeza y proyecciones en manos ajenas.
Me perdono por buscar culpables en las situaciones negativas de mi vida, no responsabilizándome de que fui yo quien me puse en esa situación en primer lugar.
Me perdono por las quejas y la autocompasión,que me impidieron muchas veces reconocer y encontrar mi verdadero camino.
Hoy elijo perdonarme y amarme.Yo puedo, ya valgo y yo soy.
                                             Laura Maffia

5 minutos más de lectura