miércoles, 2 de marzo de 2016

Síndrome de Ingrid



A diferencia del sindrome de estocolmo  en el cual los rehenes tienen una relación afectiva con sus secuestradores, en el Síndrome de "Ingrid", no es así.


En el Síndrome de Estocolmo se establece una relación de cooperación con los secuestradores, vínculos amistosos o afectivos. Incluso, ayudando a los criminales a alcanzar sus objetivos.

Este síndrome no esta reconocido por el manual diagnóstico de patologías, toma su nombre por Ingrid Betancourt quien durante la década de 1990 se desempeñó primero en la Cámara de Representantes de Colombia, donde alcanzó un alto reconocimiento por su actividad contra la corrupción política siendo electa con la primera mayoría nacional. Renunció a su escaño en el año 2001 para postularse a la presidencia de su país en las elecciones del año 2002 y  el 23 de febrero de 2002, en momentos que se dirigía a la zona de distensión establecida por el entonces presidente Andrés Pastrana con el fin de realizar conversaciones de paz con la guerrilla de las FARC, fue secuestrada junto a su acompañante y asesora Clara Rojas. Su secuestro, que tuvo una duración de seis años, cuatro meses y nueve días.Su caso ganó crecientes sentimientos de solidaridad, convirtiéndose en una causa célebre. Su situación dio un vuelco el 2 de julio de 2008, cuando miembros de las Fuerzas Armadas realizaron una operación de inteligencia militar que tuvo como resultado su liberación junto con tres contratistas estadounidenses y once miembros del Ejército Nacional, que habían permanecido secuestrados algunos por más de diez años, mantuvo en vilo a Colombia, así como a Francia y otros países. Durante su cautiverio sufrió los rigores de su reclusión, fue sometida a la violencia, torturada física y mentalmente y como otros que han sido víctimas de abusos, maltratos, acciones criminales y acciones de guerra, no renunció a sus derechos y a la integridad de su personalidad. Se resistió y a pesar del riesgo mantuvo la calma y el control emocional. Fue prudente, persuasiva. No perdió su autoestima, más bien la fortaleció y se hizo respetar por los secuestradores. Ingrid personifica a todas estas personas. Ella representa esta forma de ser ante tales circunstancias. Se trata del "Síndrome de Ingrid", el síndrome de la dignidad humana, ella siempre quízo escapar en varias oportunidades y nunca creo lazos afectivos hacia sus captores, lucho por la digna condición humana de la libertad.«personifica a todos aquellos que en el mundo están privados de libertad por la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la violencia terrorista, la corrupción y el narcotráfico»,

5 minutos más de lectura