miércoles, 9 de marzo de 2016

sufrir de miedo




El miedo, es condición humana, es natural y vital para la vida, sin la existencia del miedo la humanidad no hubiese sobrevivido, pues es una señal de alerta que surge al manifestarse un
riesgo o daño. Cuando estamos ante la presencia de algun peligro, nuestro sistema nervioso segrega unas sustancias llamadas adrenalina, epinefrina y norepinefrina y prepara al organismo para enfrentar la situación con una respuesta de huida, para preservar la vida, o de ataque, haciendo frente al suceso que acontece. Cuando el miedo es latente como una amenaza sin solucionarse, la angustia poco a poco va llenando de adrenocorticoides al organismo y provoca un estrés continuo perjudicando gravemente la salud,y a su vez va acortando el tiempo y la calidad de vida. Para disminuir el problema debemos ir a lo básico:
 Huir 
 atacar. 
o paralizarse, lo cual nos deja a merced de aquello que esté provocando el miedo.

Tengamos en cuenta que el mejor mecanismo de defensa para nuestra supervivencia es por excelencia el miedo.
Tenemos que aceptar que el miedo seguirá allí mientras la causa que lo provoca no haya desaparecido y la única forma de reducirlo o desaparecerlo es eliminando sus orígenes.
El ser humano tiene el derecho de vivir sin miedo y se puede lograr si nos lo proponemos. 

que hacer ante el miedo?

Primero, analizar y reconocer los temores, clasificárlos y valorizarlos según grado de importancia. Luego, definir la prioridad de ellos, cuales podemos resolver y cuales no, por ejemplo el temor a hablar en público se puede resolver tomando un curso de oratoria, pero el miedo a la inseguridad es otra cosa, no obstante, puede buscar ayuda entre sus vecinos y entre todos armar estrategias que protejan a su comunidad de la delincuencia, también paralelamente se debe tomar individualmente las precauciones necesarias para evitar convertirse en una víctima.
Para poder alejar el miedo, es necesario activarse,reconocerlos, priorizarlos y atravesarlos, todos hemos tenido en algún momento al miedo de visita pero no debemos convertirlo en un huésped permanente.

5 minutos más de lectura