martes, 31 de enero de 2017

hay heridas que en vez de abrirnos la piel nos abren los ojos

muchas veces una mala situación nos hace darnos cuenta de que estabamos equivocados, de que nuestro punto de vista no era el correcto o de que esa persona no era para nosotros, ese poder abrir los ojos desde el dolor es importante para crecer y aprender, el sufrimiento a veces es muy buen maestro.

Hasta la Próxima!!!
Laura