miércoles, 29 de marzo de 2017

Nuestros hijos nos imitan

Por medio de  la imitación es como los niños mejor aprenden,
 los niños son como esponjas que absorben toda la información posible del mundo que les rodea.


¿Por qué los niños nos imitan?

Los niños absorben lo que ven y escuchan a su alrededor para convertirlo en conocimientos que usarán en sus propias acciones.
 Nuestros hijos pequeños copian y repiten frases, gestos, juegos y nuestras conductas sin parar, es la forma que tienen de aprender, recuerda que ellos absorben e imitan todo lo que ven y oyen, por eso es muy  importante que los padres  nos preocupemos de proveerles el ambiente más adecuado para su correcto desarrollo porque somos los mejores y primeros educadores que él tendrá en la vida.
 Los niños entienden las cosas mucho más de lo que creemos, los padres somos su principal modelo de conductay es fundamental tener buena comunicación con ellos.

LOS NIÑOS APRENDEN LO QUE VIVEN

Si los niños viven con crítica, aprenden a condenar.
Si los niños viven con hostilidad, aprenden a pelear.
Si los niños viven con miedo, aprenden a ser aprensivos.
Si los niños viven con lástima, aprenden a sentir pena por ellos mismos.
Si los niños viven con ridículo, aprenden a sentir timidez.
Si los niños viven con celos, aprenden a sentir envidia.
Si los niños viven avergonzados, aprenden a sentir culpa.
Si los niños viven con estímulo, aprenden a tener confianza.
Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.
Si los niños viven con elogios, aprenden a valorar las cosas.
Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar.
Si los niños viven con aprobación, aprenden a quererse.
Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta.
Si los niños viven compartiendo, aprenden a ser generosos.
Si los niños viven con honestidad, aprenden la sinceridad.
Si los niños viven con imparcialidad, aprenden la justicia.
Si los niños viven con amabilidad y consideración, aprenden el respeto.
Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener confianza en sí mismos y en los de su alrededor.
Si los niños viven con amistad, aprenden que el mundo es un lugar agradable donde vivir.


5 minutos más de lectura