sábado, 1 de abril de 2017

cuidado con lo que decimos

Lo que decimos , debería ser comunicado con la intención que permita 
posibilidades para percepciones positivas. Comunicar  con la intensión de ofrecer al otro  la oportunidad de ver el lado bueno de lo planteado . Al final sera la elección genuina de quien escucha . Pero para hacer siempre el bien hay que hablar en positivo.
Promueve el lado luminoso sin ser indiferente a la sombra y la oscuridad.
 Hay que pensar mucho antes de hablar. Porque una vez que algo fue dicho, no se puede retirar y los efectos de esas palabras pueden tener dimensiones impensadas y efectos muy nocivos.



 Asi que si tenés un ataque de ira, controlate antes de hablar; si te parece gracioso molestar al compañero débil de la clase, pensá que ese podrías ser tu o uno de tus hermanos; si estás acostumbrado a usar palabras denigrantes para definir a personas con ideas diferentes a las tuyas, tratá de conocer sus historias de vida primero; si te gusta hacer terapia publicando comentarios violentos en las redes sociales, sabé que siempre hay un ser humano del otro lado del teclado.
 La empatía "debe" primar. Hay que tomar conciencia sobre el contexto, nuestra sociedad está inmersa en un clima de violencia y degradación, desde arriba hacia abajo y viceversa, en donde las agresiones verbales son la forma más suave de agresión pero igualmente dañinas.