psico 1

martes, 3 de julio de 2018

POR QUE ME TOCAN PAREJAS DIFÍCILES?

POR QUE ME TOCAN PAREJAS DIFÍCILES?


Ten cuidado con:
Tratar a tu pareja como un niño, porque entonces el otro se comportara como hijo. Toda sobreprotección indic a esta situación, y lo más seguro es que surja la infidelidad, pues a nadie le gusta hacer el amor con su madre o padre. No uses apodos infantiles: Mami, papi, mi bebe, nene, mi florcita, etc., suenan lindos pero perjudican. Prefiere: Amor, mi cielo, cariño….

Creer que los hijos atan a alguien. Cuando una pareja incompatible permanece unida ‘por los niños’, les haces un gran daño. Ellos viven procesos de separación agónicos, tormentosos. Si realmente amas a tus hijos, enséñales con tu ejemplo a decidir y hacer lo que quieren.
POR QUE ME TOCAN PAREJAS DIFÍCILES?
Porque internamente tenemos una programación que nos conduce a elegir personas difíciles, no estamos preparados para ser felices y gozar del amor.
Además el peor motivo para buscar pareja es por estar solos, si nos desesperamos elegiremos lo peor. Cuando tenemos demasiada hambre comemos cualquier cosa, no elegimos. Si estamos hambrientos emocionalmente hacemos igual, y en cuanto a pareja hay que seleccionar sin apuro ni presión el ‘menú principal’
Soluciones:
1. Dejar de ver telenovelas. Son la peor fuente para programar el subconsciente, es drama puro lo que ponen en la mente y por muy analíticos que seamos siempre afectan.
2. Revierte tu programación negativa infantil. Focaliza y elige modelos externos que fortalezcan tu idea de felicidad. Usa la técnica del anclaje, al reconocer un modelo positivo de pareja en la calle, la TV o un libro piensa: ‘Esto es lo que quiero para mi’? También es bueno habituarse a poner la atención en las virtudes del otro y no en los defectos, pues en lo que ponemos pensamiento y atención se reproduce (si creo y pienso que mi pareja es infiel, creare las condiciones para eso)
3. Hablar con parejas amigas que sean felices y preguntarles cómo lo lograron. Ellas tienen una información que tu ignoras, busca conocerla. Nuestro ego nos invita a envidiar, porque maneja un concepto estrecho de escasez, hay que hacer caso al espíritu, quien sabe que hay amor para todos, entonces intentemos y copiemos, no envidiemos.