sábado, 28 de marzo de 2015

Tips para evitar que los niños entren en crisis después de una separación.




Cuando una pareja se termina, evidentemente es por que no se llevaban bien y el amor se
terminó, toda separación lleva un tiempo de adaptación al cambio, pero lo que es cierto es que pareja de padres van a ser por siempre, el amor entre hombre y mujer puede haberse terminado pero la pareja de padres debe amarse, respetarse y ayudarse mutuamente, de lo contrario, los hijos quedan expuestos a los rencores y a las agresiones entre sus padres.


-Todo niño siente que es culpable de la separación de sus padres, por lo tanto el primer paso es dejarles claro que la decisión de separarse es pura y exclusivamente por un asunto de los adultos y ellos no tiene nada que ver.

-Tener buena comunicación entre ustedes y jamás usar al niño para que le de un mensaje de reclamo al otro. Por ejemplo, decile a tu papá que hay que pagar la escuela, o que te compre zapatillas etc.

- No usar al niño como chivo expiatorio, por ejemplo preguntarle si la madre tiene novio, si el padre sale con alguien, si lo baño o que le dio de comer, etc.

- No contradecirse al poner los límites, actuar como un bloque en este sentido, si tienen alguna diferencia sobre alguna penitencia o castigo que le puso el otro, hablarlo a solas entre ustedes, pero respetarlo ante él, esto es fundamental para la salud mental del niño en cuanto a las figuras de autoridad.

- Actuar como pareja de padres, es decir, no pedir entrevistas por separado en la escuela, no hacerle dos cumpleaños, una ropa de la casa del padre y otra de la casa de la madre, etc. Esto hace que el niño se sienta dividido.

- Tener flexibilidad horaria, para que ambos padres puedan fortalecer el vínculo con su hijo.

- No hacerle regalos excesivos por verlo como víctima o sentirse culpables y querer recompensarlo.

- No discutir delante del niño, al contrario, saludarse amigablemente cuando lo retiran o lo llevan de regreso.

¿Cuando acudir a un profesional?

Para el niño, la separación siempre es sorpresiva ya que no tienen la capacidad de ir previniendo este desenlace.


Los síntomas que pueden aparecer son: llanto, rabia, ira, insomnio, dolor de estomago, dolor de cabeza, falta de apetito, falta de concentración, peleas con sus compañeros, enojo con sus padres.Si después de haber charlado con ellos, y esperar un tiempo de acomodación, estos síntomas persisten o se agravan, ese es el momento de consultar necesariamente, pero recuerden que siempre es mejor la prevención así que seria mejor hacer primero una terapia de pareja para ver si salvan su matrimonio y si no resulta, estar acompañados terapéuticamente en el momento de separarse para saber paso a paso como hablar con sus hijos.