viernes, 15 de mayo de 2015

las relaciones afectivas a lo largo de la vida


En los niños, hay pura afectividad, un niño puede generar una relación afectiva, en media hora en un parque, o el la fila del supermercado mientras su madre hace las compras, les es muy
fácil generar vínculos en poco tiempo,y se demuestran cariño entre ellos de una manera muy natural.
En los adolescentes las relaciones afectivas constituyen un gran punto de apoyo son muy intensas, y no siempre perduran, quizás al terminar la escuela, muchas de estas relaciones se terminen.Los adolescentes buscan relacionarse de una manera masiva, tiene los mismos 
intereses musicales, se visten de igual manera, los unen grupos de rock, marcas de ropa, lugares que frecuentan...
En los adultos, la manera de relacionarse es más selectiva, hay más competencia y menos solidaridad, las formas son más individualista y ya no esta la masificación de los intereses, el adulto tiene más reservas, es más desconfiado y por eso le cuesta más hacerse de amigos.
Entre hombre y mujeres, también hay diferencia en sus relaciones afectivas, el hombre tiene más cofradía entre sus amigos, hay mucha complicidad entre ellos, comparten 
pasiones, como por ejemplo los deportes y son más leales entre si.
Las mujeres comparten más secretos, compiten entre ellas, se aman y se odian al mismo tiempo, son muy pasionales en sus relaciones de amistad, también se ayudan y aconsejan, 
toman parte en la vida de la otra de una manera muy protagónica.
Y por último en la tercera edad, las relaciones afectivas, son más tranquilas, ya no hay tanta competencia, comparten experiencias de vida y se acompañan mutuamente, los amigos 
en esta etapa nos acompañan en el final de la vida y son mirados de una manera distinta.


                                                                               Laura Maffia