lunes, 24 de agosto de 2015

¿Que es El estrés?


El estrés es una reacción fisiológica que tiene el  organismo,  es un estado emocional y natural de
alerta. El origen del estrés, se encuentra en el cerebro, este es el responsable de reconocer y responder de diferentes formas a los estresores.
El estrés sucede cuando una situación inesperada se presenta. Este tipo de estrés no es nocivo y ayuda al cuerpo a estar preparado ante cualquier amenaza que se aproxime. La subida de pulsación, el aumento de adrenalina, el tensionar los músculos, todo esto es la forma que tiene el  cerebro  de preparar al cuerpo para una posible huida o enfrentamiento.
 En ocasiones, se puede considerar al estrés como un beneficio ya que puede ayudar a asumir una responsabilidad más sólida en poco tiempo, sin embargo, el estrés por tiempo prolongado puede ser perjudicial para la salud.
Existen dos tipos de estrés, el agudo y el crónico:
El estrés agudo suele ser de manera esporádica, es decir, se da por tiempos o duraciones limitadas, no afectando de manera grave a la salud del sujeto.
El estrés crónico es aquel que se vuelve peligroso, dado el tiempo prolongado que lleva y causando un problema en la salud. Este estrés puede durar desde unas semanas hasta meses e incluso años.
Las consecuencias, por lo tanto, terminan siendo fisiológicas, psicológicas y conductuales. Estas ocacionan daños en el cuerpo que afectan la calidad de vida de las personas
Síntomas:
  • Obesidad y sobrepeso
  • Pérdida del cabello
  • Depresión
  • Reducción del deseo sexual
  • Menstruación irregular
  • Acné
  • Cuadros alérgicos
  • Úlceras
  • Insomnio
  • Disminución de fertilidad
  • Enfermedades cardíacas
Causas:
  1. Ciertas situaciones que fuerzan a procesar el cerebro
  2.  Los estímulos ambientales
  3. Las percepciones de amenaza
  4. Las alteración en las  funciones fisiológicas (enfermedades, adicciones, etc.)
  5. El aislamiento y  el confinamiento
  6. Los bloqueos en nuestros intereses
  7.  La presión que puede ejercer el grupo de pertenencia
  8.  La frustración
  9. El no poder  alcanzar los  objetivos planeados
  10. Las relaciones sociales complicadas, o fallidas

Se debe tener en cuenta también, que cuando la respuesta  al estrés se prolonga demasiado tiempo y alcanza la fase de agotamiento, estaremos ante un caso de distrés.
Los episodios cortos o poco frecuentes de estrés representan poco riesgo. Pero cuando las situaciones estresantes se presentan sin resolución, el cuerpo permanece en un estado constante de alerta, lo cual aumenta la posibilidad de desgaste fisiológico que conlleva a la fatiga o el daño físico, y la capacidad del cuerpo para recuperarse y defenderse se puede ver seriamente afetada. Como resultado, aumenta el riesgo de lesión o de enfermedad.
La rutina cotidiana, las obligaciones escolares, laborales y familiares, la enfermedad, problemas económicos, una agenda sobrecargada, metas imposibles de cumplir y la búsqueda constante de la perfección, son factores decisivos para que el estrés se convierta en algo que nos acompañe en la vida cotidiana y que nos pueda condicionar físicamente también.
Ante una situación de estrés permanente, el cuerpo empezara a darnos señales que hay que parar y mirar nuestra vida de "fuera". El insomnio, los dolores de cabeza y  de espalda, la caída del pelo, el dolor de las articulaciones, las taquicardia y otras palpitaciones anormales del corazón y las enfermedades de piel, son muchos de los  síntomas derivados del estrés.
Tratamiento:
Existen  en este momento, muchas técnicas de relajación capaces de esta finalidad: el yoga o otras técnicas de respiración, el ejercicio en  general, sea caminar o levantar pesas, el tai-chi, los masajes,la medicación, natural o química. La Valeriana es un buen ejemplo de medicación natural que no tiene efectos secundarios de gran importancia. Lo verdaderamente necesario, es que uno pare y analice su vida desde un punto de vista externo y busque ayuda terapéutica si no puede solo.
                                                                          Laura Maffia 
Otros artículos que pueden interesarte:
estres y crecimiento postraumatico
estres laboral