viernes, 4 de marzo de 2016

ENURESIS





Es la emisión repetida de orina durante el día o la noche, tanto en la cama como en la ropa, de manera involuntaria o en ocasiones intencionada, que haya ocurrido por lo menos dos veces
por semana durante un mínimo de cuatro meses o que siendo la frecuencia menor, genere malestar clínicamente significativo a la persona, con una edad cronológica igual o superior a cinco años o, cuando se trata de niños con retraso mental, con una edad mental equivalente.

CAUSAS

Existen diferentes causas que pueden estar en la base de un problema de enuresis (neurológicas, anatómicas, pautas incorrectas de aprendizaje,emocionales etc.) 

 CONTROL VESICAL

A los tres años el niño promedio suele ir solo al baño y puede  “ no llegar a tiempo” sobre todo si está jugando. A los cuatro años suelen ir solos sin problemas incluso ya comienzan a cerrar la puerta. 
Hacia los cinco, ya es una actividad privada que no debería presentar conflictos.
Tanto niñas como niños, a los 20 meses de edad alrededor del 60% de la población ya ha adquirido control intestinal durante la noche y casi la mitad controla la micción durante el día. 
  A los dos años el control nocturno y diurno sobre el esfínter anal ha sido alcanzado por casi toda la población. 
Hacia los tres años y medio ya ha sido alcanzado el control completo.

Es decir que lo primero que se adquiere es el control rectal nocturno, después de día, luego d vesical diurno y finalmente el nocturno.

TIPOS DE ENURESIS

Según al momento del día de su manifestación
Diurna: cuando la pérdida involuntaria de orina ocurre durante las horas del día,
Nocturna: cuando sucede durante el sueño (la más frecuente).
Según el control de la micción
Primaria: cuando el niño no ha llegado a controlar la micción durante un periodo continuado de al menos 6 meses. El 80% de las enuresis son primarias.
Secundaria: cuando ha existido un periodo previo de control de la vejiga.

TRATAMIENTO

Lo primero que debemos hacer es descartar un posible fallo funcional, es el pediatra quien debe descartar cualquier patología médica.
Si no hay patología médica, se debe tener en cuenta el abordaje de los problemas emocionales del niño o adolescente, mediante el tratamiento Psicológico.Cuando la enuresis es fuente de una importante tensión emocional, puede estar indicada la farmacoterapia. 

5 minutos más de lectura