viernes, 12 de febrero de 2016

La psicoterapia como tratamiento.



La psicoterapia es la aplicación de la psicología clínica al tratamiento de los problemas
mentales a por medio de una relación terapéutica.

 En general el término psicoterapia se ha aplicado más en el ámbito de la orientación dinámica mientras que "psicología clínica" lo han aplicado los psicólogos cognitivos conductuales a su labor terapéutica,no obstante,desde algunos puntos de vista se puede considerar a la psicoterapia como una parte de la psicología clínica.
Podría decirse que la psicoterapia es un espacio de reflexión junto a un profesional, en el que se afrontan y atraviesan los conflictos que en esta vida nos asaltan,desde aquí es desde donde las terapias de insight han afrontado su labor, se supone que el paciente busca al terapeuta para reflexionar en conjunto y averiguar que es lo que ocurre, cosa que varias veces es inconsciente, es decir, está fuera de nuestra conciencia. 
Estas terapias afirman que el conocimiento salva y que averiguando aquello que hemos olvidado o de lo que no somos conscientes se resuelve el conflicto y su máximo exponente es Freud. 
 Desde una perspectiva cognitivo conductual, se supone que para resolver un problema hay que modificar determinadas conductas, y que si no se hace, el problema no se resuelve, cuando se habla de conductas es en un sentido amplio, considerando conductas los pensamientos, los sentimientos y las emociones.
La psicoterapia cognitivo conductual tiene dos partes, por un lado es una reflexión conjunta sobre el problema. Es la responsabilidad del paciente contribuir plenamente a la definición del problema, que no es más que aquello que le preocupa y lo lleva a la consulta. Una vez establecida la visión que el paciente tiene de su problema y bajo la guía del terapeuta, se realiza el análisis funcional del problema, enunciándolo en términos operativos y modificables. Se fijan así los objetivos de la terapia y empieza el tratamiento, que tienen que ser consensuados entre el paciente y el terapeuta y pueden ir modificándose a lo largo de la terapia, de acuerdo a como se va avanzando y comprendiendo lo que sucede.
El tratamiento consiste en el establecimiento de un programa para modificar las conductas,los pensamientos y los sentimientos que son relevantes en el mantenimiento del conflicto.
 La psicoterapia consiste entonces en acompañar al paciente en el camino que debe hacer para llevar a cabo el programa.
Con esta visión se puede decir que la terapia cognitivo conductual es directiva en el
cumplimiento del programa, pero siempre adaptándose a las capacidades y limitaciones
del paciente; pero es una terapia no directiva a la hora de fijar el problema, puesto que es
el paciente quien lo plantea y se acepta su planteamiento.
Las terapias no sirven para todo, solamente si existe un tratamiento para el problema es
cuando se puede afrontar. Generalmente, el problema tal y como lo plantea el paciente no
es resoluble, por que lo habría resuelto él. El análisis de lo que pasa, con el conocimiento de las leyes que gobiernan nuestro comportamiento, lleva a considerar otra forma de resolución: la aceptación que no es resignación, sino un cambio en el campo de batalla, luchando por aquello sobre lo que tenemos control y dejando de luchar para conseguir aquello que no podemos lograr. la terapia de aceptación y compromiso enseña como poder llevar a cabo este proceso sin que interfieran nuestros pensamientos, sensaciones, sentimientos y emociones.
Pero la eficacia de la terapia cognitivo conductual depende de que se conozcan cuales
son las conductas del problema y las leyes que las rigen. Desde esta perspectiva cognitivo -
conductual se han dado importantes avances en los tratamientos por medio de la
identificación y modificación de conductas nucleares; que son las que tienen un gran
impacto en el comportamiento humano en general. Por ejemplo, el manejo de la
ansiedad(Wolpe, 1975; Marks, 1974) ha permitido solucionar de manera efectiva fobias,
obsesiones, y demás trastornos asociados a ella. Las conductas cognitivas, como los
pensamientos automáticos(Beck, 1979) han sido otro gran avance de la terapia,definiendo tratamientos de elección para la depresión, avances en el manejo de la ansiedad  y abre esperanzas para los trastornos de personalidad. En la modificación de los esquemas más nucleares, los aprendidos en las relaciones con nuestros padres, juegan un
rol fundamental en la relación terapéutica larga y profunda que permite cambios basados
precisamente en las conductas que se dan en su contexto.
Ya sea la ansiedad, como las conductas cognitivas están relacionadas con el control de la
conducta humana. La consideración del control como elemento diferenciado de la conducta puede suponer aportaciones importantes a la práctica de la psicoterapia.
Gran parte de nuestra conducta cotidiana, como el caminar es controlada de forma
automática, mientras que muchas de las conductas dirigidas a conseguir nuestros
objetivos las controlamos conscientemente; pero cuando el control lo intentamos aplicar a
nuestros pensamientos y nuestras emociones  las cosas cambian, por ejemplo, cuando no queremos pensar en algo ese pensamiento se hace presente y ocupa nuestra mente con más probabilidad, y de hecho existe un control irónico que está chequeando constantemente si el pensamiento aparece o no, y de esa forma el pensamiento se hace presente. 
Hay otras aportaciones que están suponiendo un enorme avance en psicoterapia, en
concreto la incorporación de técnicas corporales que permiten la modificación de otras
conductas nucleares como es el comportamiento con el propio cuerpo. Plantean pasos
más allá del solo control de la ansiedad y en realidad proponen una forma distinta de
vivir. 

 ¿En que consiste la psicoterapia?

Sí la psicoterapia es la terapia de la psique, (el tratamiento de la mente), así como un
neumólogo se dedica al tratamiento del neumo (pulmon), de esa misma forma el
psiquiatra y psicoterapeuta se ocupan del tratamiento de la mente. Por lo tanto para entrar
a psicoterapia se necesitan 3 cosas básicas:

1. Un nivel mínimo de comprensión de que tenemos un problema.

2. Motivación y deseo de cambiar, mejorar, y que reconocer nuestro problema.

3. Decisión para empezar.

Esencialmente podemos señalar que consiste en un tratamiento ejercido por un
profesional autorizado que usa medios psicológicos para ayudar a resolver problemas humanos en el contexto de una relación profesional. Algunas definiciones resaltan el valor
del proceso interpersonal entre paciente y terapeuta como característico de la
psicoterapia. Otras destacan fines específicos en términos de la personalidad del
paciente, o de sus pautas de comportamiento.

tipos de psicoterapias
.
• Psicoterapia individual

Esta modalidad permite profundizar en la exploración psíquica e histórica, así como
realizar de experiencias emocionales correctoras, que pueden efectuarse mejor en
esta modalidad Terapéutica.
El poder de la terapia individual radica, en parte, en la capacidad del paciente para
resolver transferencias, especialmente las negativas. Ésto requiere que el terapeuta no se ocupe de ciertos comportamientos que por muy útiles que sean
pueden interferir con la capacidad del paciente para sacar precisamente los
patrones más profundos e irracionales de actitudes negativas, y que son los que
más necesitan resolverse. Así, el terapeuta no debe dar consejos, pero sí decidir
cómo apoyar al yo, apuntando al crecimiento psicológico óptimo.

.
• Terapia cognitiva

La terapia cognitiva es un sistema que intenta reducir las reacciones emocionales
excesivas y las conductas contraproducentes, mediante la modificación del
pensamiento erróneo o defectuoso y las creencias desadaptativas, que subyacen a
estas reacciones(Beck, 1976).
Una de las ideas básicas de la terapia cognitiva es ayudar al paciente a reducir la
intensidad y la frecuencia de los impulsos,  y enseñarle técnicas específicas a fin de controlarlos. Específicamente, tiene como objetivo reducir la presión e incrementar el autocontrol. 

• Terapia familiar.

Esta modalidad considera a la familia como paciente y al miembro enfermo como el síntoma por el que se acude ala consulta,apunta a favorecer el esclarecimiento de relaciones interpersonales y familiares que
llevan a la solución del conflicto.

 En la terapia familiar se intenta incluir a todos los integrantes que viven en el hogar, o a los que están en cercanía inmediata. La regla del juego
es ver cómo interactúan los miembros de la familia.

• Psicoterapia de grupo

La terapia de grupo permite resolver directamente en el grupo, las transferencias
múltiples (a la madre, al padre, a los hermanos y a los abuelos), que experimentan
todos los pacientes, y que pueden explorarse simultáneamente. La terapia de
grupo tiene la facultad de sacar inmediatamente las resistencias, ya que lo primero
que se pide a los pacientes, es que expresen espontáneamente todos sus
sentimientos. 
La terapia de grupo es un terreno productivo para el análisis de las resistencias,
que por otras razones no pueden aparecer en las sesiones individuales. Así, la
terapia de grupo permite, en primer lugar, que aparezcan comportamientos que, de
otra forma, en las sesiones individuales nunca aparecerían; evidencia que las
diferencias individuales de los miembros de un grupo pueden provocar múltiples
resistencias haciendo que los miembros del grupo puedan retroalimentarse
mutuamente, considerando sus cualidades rechazadas. Y por último, que éstos
pueden servir como objetos de observación, pues miran claramente en los demás
la dinámica que temen ver en ellos mismos.


 Modalidades complementarias

Programa de los Doce Pasos
Alcohólicos Anónimos (AA), es una asociación mundial de hombres y mujeres que
comparten entre sí sus experiencias, fortalezas y esperanzas, como un esfuerzo por
recuperarse del alcoholismo. Este grupo se basa en el programa de los Doce Pasos para
la recuperación, que actúa como una guía personal hacia la sobriedad. Este plan es una
fuente muy poderosa de información, valor, fortaleza y esperanza para sus miembros.
Ofrece un soporte para la recuperación en el proceso del desarrollo personal que alienta
la búsqueda interna y los aspectos de la vida que se han visto afectados por el uso de
alcohol y drogas. Se dice que los Doce Pasos es "un programa de vida para llevarse toda
la vida."
Un error frecuente en los grupos de AA es que este principio se confunde; el programa se
vuelve "mi vida" y no se considera como sólo "parte de ella".
Explicación terapéutica de los Doce Pasos:
1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían
vuelto ingobernables. "No puedo recuperarme de mi adicción yo solo, necesito la
ayuda de otros".
2. Llegamos al convencimiento de que un poder superior podría devolvernos el sano
juicio. "La adicción ha afectado mi manera de pensar. No razono adecuadamente,
ni tengo un pensamiento claro para ser consciente de mis emociones y manejarlas
para comportarme de manera positiva".
3. Decidimos poner nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de Dios, como
nosotros lo concebimos. "Tener buena disposición". Pediré ayuda y estaré
dispuesto a seguir instrucciones.
4. Sin temor, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos. "Evaluaré
mis lados fuertes y débiles actuales, para poder aprovechar los primeros, para
vencer los segundos". De esta manera podremos llegar a una mejor comprensión
de quiénes somos y cómo vivimos.
5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza
exacta de nuestros defectos. "Discutiré mi evaluación personal al menos con otra
persona y escucharé su retroalimentación".
6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos librara de todos nuestros
defectos de carácter. "Dios nos da valor, fortaleza y esperanza, así como los
medios para resolver nuestros problemas, de nosotros depende el aportar la
ACCIÓN". "Cuando creó la mente humana para razonar, no nos ordenó el no
usarla. Cuando creó el universo basado en la ley de las consecuencias, no nos dio
la orden de no hacer caso de las consecuencias de nuestra conducta".
7. Humildemente le pedimos que nos libre de nuestros defectos. "Dios concede la fe,
el valor, la fortaleza, la esperanza y los medios para combatir los defectos de
carácter (conductas autodestructivas)". El trabajo duro nos corresponde a nosotros:
ACCIÓN.
8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y
estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos. "Nos dirige claramente
a ser parte activa del mundo real y disponernos a reparar los daños que hayamos
causado".
9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto
cuando el hacerlo implicaba perjuicio para él o para otros. "No basta con dejar de
consumir y asistir a psicoterapia, si seguimos llevando una vida de
autodestrucción".
10.Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocamos lo
admitimos inmediatamente. "Nos da la orden de vivir con sentido de
responsabilidad, día tras día, de reconocer nuestros errores y emprender la acción
correctiva a la primera oportunidad". Significa que hay que mantenerse conscientes
de lo que se está haciendo y de las consecuencias a las que nos enfrentamos. Se
aprende a separar lo que uno piensa, lo que uno siente y lo que uno hace. Se
aprende a que haya congruencia en ello.
11. Buscamos, a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto
consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos
deje conocer su voluntad para con nosotros y nos de la voluntad para cumplirla.
"Nos dice que busquemos en la recuperación nuestro significado y nuestro
propósito".
12.Obteniendo un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de
llevar el mensaje a otros alcohólicos y de practicar estos principios en todos
nuestros asuntos. "Para conservar tenemos que darlo". 
La experiencia no es cognitiva ni conductual, aunque al involucrarse por un tiempo se
empieza a pensar de una manera racional, y al trabajar el programa la conducta empieza
a cambiar al igual que las relaciones interpersonales. Por ello, se puede decir que el
programa de autoayuda de AA, basado en los Doce Pasos, tiene una orientación cognitivo
conductual que cambia la forma de pensar, sentir y actuar del individuo; por lo que ambos
modelos de abordaje al problema de las adicciones (y algunos otros relacionados con
conductas autodestructivas) pueden llegar a integrarse fácilmente. Esta integración ofrece
a los psicoterapeutas una gran ventaja para trabajar con la enfermedad, en todos los
niveles del proceso de recuperación. Asimismo para algunos individuos, lograrlo requiere
de grandes y profundos cambios, así como de un gran apoyo externo, de ahí que el
trabajo psicoterapéutico pueda reforzarse y acelerarse de distintas formas, con ayuda de
otras fuentes. 
Cuando se ha logrado la estabilidad durante un largo tiempo, y el terapeuta y el paciente
confían que puede mantenerse, es posible considerar que ha acabado la terapia formal.
Posteriormente, se pueden programar sesiones de seguimiento con diversas finalidades;
por un lado, centrar la atención del paciente en la necesidad de vigilancia para combatir el
proceso de recaída y por otro, mostrar el continuo interés del terapeuta en el paciente,
proporcionando apoyo social y motivación para mantener su buen estado de salud mental.

5 minutos más de lectura