martes, 21 de junio de 2016

Trastorno de atracones



Los atracones han estado vinculados a la bulimia pero ahora son una entidad clínica
independiente. Para realizar el diagnóstico es necesario que la persona presente episodios recurrentes de atracones en los que ingiera demasiada comida en un periodo de tiempo muy corto y experimente una sensación de falta de control durante esos momentos. 

Estas personas suelen comer más rápido que los demás y no se detienen hasta que no se sienten tan llenos que resulta desagradable. También suelen comer mucho, aunque no sientan la sensación de hambre, pero más tarde se sienten avergonzados de haber cedido a sus impulsos o se culpan a sí mismos. Obviamente, para diagnosticar este trastorno es necesario que provoque un gran malestar psicológico y afecte otras áreas de la vida de la persona.