martes, 25 de agosto de 2015

El síndrome de burnout


El síndrome de burnout es un padecimiento que se caracteriza por la presencia de una respuesta
muy prolongada de estres en el organismo,  ante a  los factores estresantes emocionales e interpersonales que trascurren  en el trabajo, habitualmente tiene como consecuencia, una disminución de la eficiencia para realizar o para  resolver las tareas diarias y si se mantiene este trastorno durante un  período de tiempo prolongado, puede llegar a causar trastornos de ansiedad o de  depresión.

Síntomas:

- una sensación de debilidad
-agotamiento corporal y físico 
-incapacidad para poder relajarse
-vértigo o sensación de mucha  inestabilidad
- irritabilidad y de mal humor. En muchas oportunidades,  los buenos modales desaparecen y se generan problemas innecesarios con  los clientes y usuarios. La suspicacia o "estar a la defensiva" y el sarcasmo suelen ser muy comunes. En muchas  ocasiones este cambio de actitud,  se produce en un sentido totalmente diferente, en el que el trabajador simplemente muestra indiferencia hacia los clientes o usuarios, e incluso hacia sus compañeros también.
-estados de ánimo ansioso y depresivo
-alteraciones del sueño 
-sensación de dolor y molestias varias musculares
 -manchas o afecciones de la piel
- trastornos respiratorios y circulatorios o digestivos (variaciones en el peso).
Aumento del riesgo de alcoholismo o consumo de drogas: Se ha demostrado que el estres laboral aumenta el riesgo de  tener conductas perjudiciales, como  por ejemplo el consumo de alcohol, tabaco u otras drogas. En aquellos sujetos en que el consumo ya estaba presente con anteriosidad, la tendencia es a aumentar ese consumo.
El síndrome de burnout también es llamado síndrome de desgaste profesionalsíndrome de desgaste ocupacional(SDO), síndrome del trabajador desgastadosíndrome del trabajador consumidosíndrome de quemarse por el trabajosíndrome de la cabeza quemada; va junto a  un deterioro y  un cansancio excesivo y progresivo, unido a una gran reducción  de energía que se acompaña de  una pérdida de motivación, que a lo largo del tiempo afecta a las actitudes, a los modales y al comportamiento en general y que ocurre   entre individuos que trabajan en contacto directo con clientes o con pacientes.
Es un síndrome tridimensional que consideraba como dimensiones de análisis el:
agotamiento emocional
-  La despersonalización 
-  La baja realización personal
Lo fundamental es, un fuerte sentimiento de impotencia, ya que desde el momento de levantarse el sujeto se siente cansado. El trabajo no tiene fin aparente  y, a pesar de que se hace todo para cumplir con los compromisos, el trabajo nunca se termina, lo que anteriormente era motivo de alegría ahora no lo es tanto, en otras palabras, la persona pierde la capacidad de disfrutar. Aún cuando se tiene tiempo, se siente siempre estresado. A diferencia de lo que ocurría al principio, el trabajo ya no produce incentivos para el sujeto afectado con burnout.
Este síndrome suele darse con mayor frecuencia en los puestos de trabajo relacionados con atención a terceros, como por ejemplo,  docentes, personal sanitario o personas que trabajan en atención al cliente y puede llegar a ser motivo de baja laboral, ya que llega un determinado momento en que el empleado se encuentra física y mentalmente incapacitado para desarrollar bien su trabajo.

Causas:

El síndrome burnout suele deberse a muchas  causas, y se origina fundamentalmente en las profesiones de alto contacto con personas, que tienen excesivos horarios de trabajo . Se ha encontrado en múltiples investigaciones que este síndrome ataca partucularmente cuando el trabajo supera las ocho horas diarias, cuando no se ha cambiado de ambiente laboral en extensos periodos de tiempo y cuando la remuneración económica es inadecuada para el trabajo que se realiza. El desgaste ocupacional también sucede por las inconformidades con los compañeros y superiores o cuando es tratado de forma incorrecta, esto depende de tener un mal clima laboral donde se encuentran áreas de trabajo en donde las condiciones del trabajo son inhumanas.

Tratamiento:

Las técnicas de relajación, como por ejemplo la meditación han demostrado ampliamente su eficacia para reducir la ansiedad y mejorar el modo en que los trabajadores se confrontan al síndrome de burnout. De hecho está demostrado que éste tipo de prácticas aumentan la actividad de las zonas del cerebro que son las encargadas de las emociones positivas, por lo que su práctica regular hará que el sujeto encare los conflictos de una manera mucho más productiva, la práctica habitual de algún deporte ha demostrado reducir mucho los efectos del estrés en el organismo,y también la terapia psicológica, ya sea individual o grupal, puede hacer que el individuo desarrolle mecanismos  más eficaces para confrontar aquellas situaciones que le producen estrés y ansiedad .
                                                   Laura Maffia